Ante los ataques del Ayuntamiento de Pamplona-Iruñea para imponer el programa coworkids en Etxabakoitz.

Varios colectivos vecinales de Etxabakoitz (Asociación Vecinal, Etxabakoitz Bizirik y Jai Batzordea), familias de txikis y vecinos y vecinas del barrio han participado hoy en una rueda de prensa en la que se ha denunciado las coacciones que se están dando por parte de responsables municipales para vetar espacios públicos a colectivos del barrio, así como para imponer el programa coworkids. Os dejamos aquí el comunicado que se ha leído:

Ante las últimas valoraciones y declaraciones realizas estos días en relación al funcionamiento del coworkids por parte de responsables del mismo, nos vemos en la obligación de trasladar la realidad que se está viviendo en el barrio de Etxabakoitz. Tras dos meses de andadura en el barrio del programa coworkids nuestra valoración es totalmente diferente. Se está constatado, con hechos objetivos, el fracaso anunciado y las carencias del Coworkids en el barrio de Etxabakoitz. Estos son algunos ejemplos:

En primer lugar, la participación en las actividades del coworkids de Etxabakoitz es muy preocupante y prácticamente inexistente, puesto que la asistencia se cuenta con los dedos de las manos.

En segundo lugar, desde el coworkids se ha ocupado dos centros comunitarios. Uno como sede y el otro para realizar actividades por las tardes. El segundo de estos centros está cerrado todas las tardes puesto que no hay participantes en las actividades que en él se plantean.

En tercer lugar, el programa coworkids ha cerrado en Etxabakoitz la semana de carnavales, imaginamos que por vacaciones. No entendiendo que estas fechas festivas son donde la chavalería del barrio necesita mayores alternativas.

En cuarto lugar, nos consta que desde el coworkids se está llamando reiteradamente a muchas familias del barrio, en especial a vecindario usuario de la unidad de barrio. La insistencia y frecuencia de las llamadas en algunas ocasiones está haciendo sentir una desagradable presión a varias de estas familias. Recordamos que la participación en cualquier espacio es un derecho fundamentado en la libertad de elección.

En quinto lugar, el fracaso evidente del coworkids en el barrio nada tiene que ver con un imaginario boicot que están tratando de vender para justificar el desastre que para niños, niñas, adolescentes y jóvenes de nuestro barrio ha supuesto esta maniobra política. El Coworkids no funciona ni funcionara porque nació hiriendo al vecindario, porque no es comunitario y porque no es preventivo. Vecinos, vecinas y familias del barrio no nos identificamos con este despropósito que habéis impuesto en el barrio.

Pero parece que esto no queréis entender. El coworkids es una propuesta de actividades de consumo sin fundamento pedagógico, pero desde luego no es una estructura que sirva para desarrollar la acción preventiva comunitaria.

Es por todo ello que como vecinas, vecinos, familias o integrantes de colectivos nos vemos en la obligación de denunciar las graves consecuencias que ha supuesto la eliminación del convenio que se mantenía desde el Ayuntamiento con la asociación Etxabakoitz Bizirik.

Está decisión ha supuesto una grave perdida de derechos para las niñas, niños, adolescentes y jóvenes de nuestro barrio.

Actualmente, la prevención y protección comunitaria de la infancia y juventud del barrio de Etxabakoitz se sitúa fuera del ámbito municipal, hecho que no sucedía desde el año 2005.

Somos la propia comunidad quienes estamos intentado paliar esta situación, gracias en gran medida a la gran labor que las y los diferentes vecinos que conforman la asociación comunitaria Etxabakoitz Bizirik continúan realizando, organizando en su proyecto semanalmente 16 grupos de participación con decenas de txikis y adolescentes, pese a todas las trabas institucionales que han sufrido.

Pero como barrio, hemos perdido un servicio basado en la colaboración vecinal y municipal que garantizaba la prevención comunitaria. Nuestra infancia y juventud es la principal damnificada.

Por todo ello, pedimos a NAVARRA SUMA y PSN que recapaciten en su decisión, abandonen este camino a la nada y devuelvan este derecho que nos han arrebatado a la comunidad de Etxabakoitz, tal y como se venía haciendo.

Para concluir, decir que la última traba que nos encontramos para seguir desarrollando el trabajo comunitario, viene de la mano de la Dirección del área de educación del Ayuntamiento de Pamplona. Parece ser, que el trabajo y esfuerzo conjunto de colectivos para dar respuesta a una necesidad y demanda histórica, como es la de locales dignos para realizar actividades socio vecinales en el barrio, hoy se califica como una apropiación indebida de un bien público. Como todas sabéis, desde hace años y de la mano de diferentes direcciones del Colegio Público Nicasio de Landa, se han ido adaptando y acondicionando algunas aulas que estaban vacías y en desuso, para dar salida a múltiples actividades socio-vecinales como son gigantes, dantzas, sevillanas, ludotecas, chavolekus, etc.

Según nos transmitieron las responsables del área, están estudiando las posibles sanciones que puedan recaer a la asociación Etxabakoitz Bizirik como responsable de estas iniciativas.

Quizá pensaron que sin recursos económicos las asociaciones vecinales morirían, y ahora necesitan también despojarnos de los locales, para debilitar nuestra acción comunitaria y lograr sacar a flote su fracasado programa de coworkids.

 

Colectivos vecinales de Etxabakoitz (Asociación Vecinal, Etxabakoitz Bizirik, Jai Batzordea), familias de txikis y vecinos y vecinas del barrio.